Datos personales

Mi foto
Pasándomela regio, en una estupenda etapa de la vida. Principessa por vocación.

lunes, 21 de septiembre de 2009

7 pequeños placeres de vivir en los Palos Grandes


1) Desayunar empanadas de cazón en el café Arábica, mientras leo el periódico y me tuesto bajo el sol dominical.

2) Tener al Avila de vecino tan cercano que lo pueda espiar.

3) Que en mi propia calle consiga todos, todos los ingredientes para cocinar algo tan exótico para estas tierras como un cassoulet. Claro, que uno puede dejar una quincena del sueldo entre negocios como Oltre Mare, el frigorífico Monte Karmel y otros de esa misma calle. Pero en un país donde no hay arroz o papel higiénico en los supermercados, creo estar hablando de un milagro. Y ese milagro se paga con oro.

4) Ese extraño aire de familiaridad que me une con el zapatero árabe de la esquina de mi calle, el muchacho que vende periódicos en el kiosko frente a la CAF y que me sonríe siempre, el señor de la cerrajería de mi calle que tiene un original cartel en la puerta ("se hacen llaves al minuto"); el mismo aire que me llevó a hacerme amiga de Daniela Panaro, una joven y rotundamente talentosa diseñadora de modas de la nueva camada, cuya tienda de ropa "No pise la grama" es un éxito (y que para desgracia de mi chequera, está justo frente a mi apartamento).

5) Poder ir a trabajar, a hacer la compra en el supermercado, a retocarme las mechas en la peluquería, a comprar un buen libro o almorzar en un extraordinario restaurante, sin caminar más de 800 metros.

6) Que mi edificio esté instalado justo sobre la falla geológica más importante del valle caraqueño, lo que lo hace a uno valorar la vida todos los días. Sobre todo con los recientes temblores.

7) No tener que cocinar nunca, si no quiero (tengo un restaurante chino tan cerca que el pasillo de mi edificio huele a arroz especial con pollo y camarones).

4 comentarios:

Francisco Pereira dijo...

Por eso lo dificil (por lo costoso) de los apartamentos en la zona... Viví allí unos años y es lo máximo!!!

Irene dijo...

Friend....será que podemos desayunar esas empanaditas de cazón este domingo? Mmmm, qué rico!!!!

Mariela Rivas Gómez dijo...

Hola, de casualidad conoces el Edificio Quinora? en la 1era Avenida, más abajo de Altamira Suites. Estamos por comprar allí, que opinas?

Gioconda Escobar Novellino dijo...

Hola Mariela,
El Quinora queda justo al lado de mi edificio. Es una calle muy interesante, céntrica y con una energía bien positiva. Suerte con tu compra, y gracias por leer el blog.
un abrazo.